Descubre en qué punto de evolución se encuentra tu asesoría

Estrategia Digital Estrategia Digital
conchi-sancar

Conchi Sancar

Acompaño a asesorías en su evolución digital

Lo sé, lo sé, aquí pone que va sobre ti y te voy a hablar de mí. Es importante que la persona que elijas para guiarte con la digitalización de tu negocio, conecte también contigo y tus valores. Así que descúbrelo en esta sección si lo necesitas.

¿Sabes qué es lo más me gusta de mi negocio?

Ayudar día a día a asesorías que necesitan una guía para potenciar todos sus recursos a través de la estrategia y la digitalización.

Me siento muy satisfecha acompañándolos en un proceso que es fácil dando los pasos adecuados y con el que siempre se obtienen buenos resultados.

En todos los años que llevo en mi carrera no he trabajado con ningún asesor que no haya crecido conmigo.

Asesorar empresas está en mi ADN, pero la digitalización es mi día a día.

He creado un método propio para ayudar a empresarios a impulsar su negocio gracias a la digitalización.

Fundé mi propia asesoría porque quería ofrecer un servicio diferente y aportar valor añadido a las empresas que gestionaba, y lo conseguí.

Mi punto fuerte es vivir cada empresa como si fuera la mía, conocerla a fondo y a partir de ahí ayudar a diseñar su modelo de negocio, que tú lo entiendas y que genere resultados.

Una parte esencial en este proceso es la de realizar el cambio digital que cada empresa necesita. Unas más porque aún no han comenzado con este proceso, y otras menos; pero te aseguro que desde cualquier punto de la digitalización se puede evolucionar.

Al igual que tú, un día tuve un sueño que se hizo realidad: tener más libertad con mi propia asesoría.

Y es difícil plantearse este reto porque el panorama actual de nuestro sector no favorece que tengamos una buena gestión interna de los recursos. 

Por una parte, el Tiempo. 

Solemos manejar intervalos muy apretados para cumplir eficazmente con los plazos que requieren nuestros clientes, por lo que no solemos pensar en nosotros.

Y por otra, cada vez estamos menos valorados y apoyados por las instituciones.

Así que es normal sentir que, aunque lleves tiempo con tu asesoría, algo falla: tú sigues en bucle de trimestre en trimestre, realizando gestiones y trámites sin más.

Cambia ya esta tendencia. Si quieres de verdad transformar tu estilo de asesoría, ser valorado, reconocido y estar mejor pagado, tienes la oportunidad que andas buscando en el mundo digital.

¿Cómo lo hice yo? Sigue leyendo, que aquí te cuento mi historia de principio a final.

«Jordi quiere que le hagas tú la contabilidad ¿Vienes mañana y lo hablamos?»

Así empieza mi historia. Después de Jordi, llegó Edu, luego Ilde y así otras tantas ofertas gracias a las cuales tuve que dar el paso de abrir mi asesoría.

No era mi sueño, ni tampoco fue un camino de rosas, pero con el tiempo entendí que tener mi propio negocio era mi destino y ahora recuerdo mis inicios con un gran cariño.

Andorra y maternidad: dos mundos nuevos en una misma firma.  

Imagínate, tan real como la vida, a la vez que firmaba la constitución de la sociedad, sin experiencia ni ayuda en un país que no era el mío, me enteré de que estaba embarazada.

Se me juntó abrir un negocio así y ser madre por primera vez. ¡Vaya locura! 

Al menos en aquel entonces, porque ahora lo de ser madre después de tres niños es como haberse sacado un doctorado en maternidad y hablar de Andorra es como hablar de mi casa.

ASESORAR con letras mayúsculas

Y no es para menos, porque ser asesora en un país que por aquel entonces no tenía leyes contables ni fiscales fue un lujo que me permitió centrarme en ASESORAR, con letras mayúsculas.

Con los empresarios que me contrataron trabajamos en sacar el máximo rendimiento a su empresa como negocio, analizando su situación particular, y dejando en un segundo plano el tema contable o fiscal. 

Por tanto, el valor añadido que yo les aportaba era mucho mayor que el de cualquier asesoría tradicional.

¡Aquí falta algo!, y puse al informático en mi vida

Pues eso, que me toca explicar la parte del marketing digital con la que empecé a bailar casi al mismo tiempo, aunque yo ya estudiaba sobre la materia desde 1998.

Siempre me había sentido fascinada por la tecnología y por las estrategias de venta, por lo que enseguida vi claro lo que mi propia empresa necesitaba para dar un salto y crecer: un aliado.

Pero no un aliado cualquiera. Mi primera contratación en el equipo fue un informático que me ayudó a hacer realidad esas ideas locas de automatizar asientos, informes y hasta facturas.

Los resultados a veces no salen bien, salen mejor

De aquellos primeros tiempos hasta ahora he conocido empresas muy diversas, asesores con problemáticas (situaciones) muy variadas y no he parado de formarme y actualizarme en marketing y en el entorno digital.

Aún diría más porque mi gran experiencia se la debo también a todos esos clientes que me permitieron entrar en sus empresas y replicar en ellas mi modelo digital.

En un principio, tampoco entraba en mis planes, pero viendo los buenos resultados que mi asesoría conseguía, mis clientes no dudaron en pedirme copiar ese mismo modelo para comprobar si a ellos les funcionaría igual; y tenían razón, a todos les hizo progresar.

Total seguridad en el camino a la digitalización.

Esta es la manera en la que he llegado hasta aquí y que a día de hoy me garantiza poder desarrollar mi trabajo con total seguridad en lo que hago y en lo que ofrezco.

Mi deseo es seguir ayudando a empresarios a evolucionar y dar visibilidad al enorme valor que las asesorías tienen en el tejido empresarial de cualquier sector.


Y con ellos, seguir sumando éxitos y crecer juntos en este camino de la digitalización.

¿Quieres formar parte de esta historia?

Mi ÚNICA manera de entender la relación con los demás

Lo más importante en cualquier negocio es la atención al cliente. 

Cuando eres excelente en atención todo lo demás,

aunque importa, pasa a un segundo plano. 

Digamos que tienes un comodín extra.

BONUS Conchi Sancar

No solo con la experiencia se aprende, también hay que formarse. 

Lo de estudiar cuando somos pequeños cuesta porque no conoces aún en qué eres bueno o qué te va a acabar gustando en la vida.

Ni siquiera cuando llegas a adolescente a veces sabes lo que quieres y dónde vas a poder desarrollar tus habilidades.

Lo mejor, es formarte cuando ya has comenzado a trazar tu trayectoria y solo te queda terminar de lanzarla, así no pierdes el tiempo que para mí es tan importante.

Es tal y como yo me lo planteé y es así como logré mis títulos de: 

  • Diplomatura en Ciencias Empresariales y varias especializaciones en contabilidad y finanzas.
  • Máster en Marketing Strategy, por la Florida Global University, 2018.
  • Experto en Tráfico Online, por el Instituto de Tráfico Online (Trafficker), 2018.
  •  Mentora diplomada por la Asociación Española de Mentoring (AMCES), 2020.
  • Certificación en Copywriting con la Escuela de Copywriting por la Florida Global University, 2022.

Que me han aportado nuevas herramientas, sistemas y la posibilidad de interactuar con otros expertos en la materia con los que no he dejado de aprender y compartir conocimientos.

Somos tan de titulitos que si te pongo algunos es para que veas que no he salido de debajo de las piedras ni soy un gurú vendehúmos.

Dicho esto, te enseño el título que sin duda me hace sentir más orgullosa. Vale más una imagen que mil palabras.

Expedido por: BXR

Algunos detalles más privados por si te puede la curiosidad

Mi lado más personal entre dos tierras.

¿Necesitas más señales para digitalizar tu asesoría?

«Porque digitalizarse no es tan complicado, de verdad». Yo te ayudo a que el proceso sea fácil y eficaz.

Si quieres empezar por el principio: